domingo, 6 de mayo de 2012

Resurrección

Cada cual volverá a su triste tumba,
retomarán su carne y su apariencia,
y oirán aquello que atruena por siempre.


Pues nada amigos, tras un parón aprovechando esta cuaresma, es hora de volver a la carnal apariencia de mal hijo de la Iglesia para seguir tronando la Divina Comedia en la que estamos metidos y denunciar todo este mal residente que nos rodea a los católicos no solo por fuera, que eso ya lo sabemos de sobra, sino por dentro.

Tengo pendiente cosas del principio del blog, pero creo que hoy es más importante volver y empezar con un tema trillado; tan trillado a lo largo de los siglos que se ha olvidado. ¿Adivinan cual es? La respuesta en la próxima entrada donde le desvelaré una de mis lecturas cuaresmales fruto de mis inmersiones en Googlebooks.
 
P.D. La fotito se la dedico al cicornio, que se sacó de la manga que yo era un misógino y muchas cosas más sólo por criticar la JMJ, para que vea que no hay nada malo en la mujer y la belleza de la misma cuando se pone en plan guerrera y apunta a la causa de todo en lugar de hacer el cascarrabias con los efectos. La foto queda bien aquí, pero muy mal si una mujer acude a un encuentro con el Papap de esa guisa, armas aparte. A ver si aprende algo algún día de lo que es una pasarela del adefesio.

M.D.